top of page
Caminar diocesano...
Crónicas - Entrevistas - Testimonios - Homilías - Comunicados - Documentos

2023-05-21 | Ecos de la Misa del Domingo

(AICA) El obispo de Río Gallegos, monseñor Jorge Ignacio García Cuerva, celebró la solemnidad de la Ascensión del Señor en la capilla del obispado, e invitó a descubrir la nueva presencia de Jesús entre nosotros.


Haciendo referencia a que la Palabra de Dios es Palabra Viva, expresó: “Me llamó la atención este año, al leer esta lectura, la frase: ‘Una nube lo ocultó de la vista de ellos’. No es que Jesús huye de este mundo, no es que Jesús se escapa definitivamente de nosotros, sino que se eleva y queda oculto, pero no se va”.


“No se va, y entonces tenemos que descubrir – y este me parece que es el desafío de esta solemnidad- la nueva presencia de Jesús entre nosotros”, sostuvo el prelado, “porque tenemos que saber descubrirlo con la certeza de que el Señor no desapareció: no es que Jesús se borra de este mundo, sino que, como nos dice esta frase, ‘una nube lo ocultó de nuestra vista’, pero no significa que Él no esté”, insistió.


“Por eso entonces, la Solemnidad de la Ascensión del Señor es descubrir y desafiarnos a encontrarlo de un nuevo modo”, animó, invitando a la asamblea a pedir “el Espíritu de sabiduría y de revelación que nos permita conocer al Señor, que sigue aquí entre nosotros”.


“La otra frase que me volvió a impactar enormemente –prosiguió el obispo de Río Gallegos- son las últimas palabras de Jesús en el Evangelio de Mateo: ‘Yo estaré todos los días con ustedes hasta el fin del mundo’”.


“Jesús no está en campaña política, no está prometiendo cosas que después no va a poder cumplir. Al contrario, nos está diciendo que va a estar con nosotros todos los días, hasta el fin del mundo”, sostuvo, reforzando la idea.


“Creo que la tentación, al celebrar la Ascensión, es decir que Jesús se fue al Cielo, que Jesús ya no está entre nosotros, simplemente nos espera junto al Padre, y no es así. Al contrario, nos acompaña, y se quedará con nosotros para siempre”, indicó, invitando a descubrirlo en la realidad cotidiana.


“La Ascensión del Señor nos hace ciudadanos del Cielo, porque detrás de Jesús también nosotros tendremos nuestro lugar. Pero somos ciudadanos del Cielo con los pies bien puestos en la tierra”, advirtió.


Ejemplificando cómo esa frase se puede concretar en el modo en que nos comunicamos, invitó a preguntarse, en el contexto de la jornada mundial de la comunicación, cómo nos comunicamos entre nosotros: “¿Se nota que somos realmente ciudadanos del Cielo? ¿Estamos realmente comprometidos con valores que son innegociables? ¿O somos terroristas de las redes y destruimos a cualquiera, escribiendo lo que se nos ocurre? ¿O en este año electoral somos habitantes que solo piensan con su bolsillo y reivindican el egoísmo, el individualismo, desinteresándose de lo que les pasa a los demás?”


“Una fe sin compromiso con los demás no es una fe cristiana. Al contrario, Él hoy asciende a los cielos quedándose en medio de nosotros”, subrayó el obispo riogalleguense.


“Nuestro Dios es un Dios enamorado del hombre, y por eso se compromete con toda nuestra realidad, y por eso hoy que asciende a los Cielos, sin embargo, sigue muy presente caminando entre nosotros”, concluyó.+




7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page