top of page
Caminar diocesano...
Crónicas - Entrevistas - Testimonios - Homilías - Comunicados - Documentos

2023-05-25 | Te Deum en la Catedral por los 123 años de la Revolución de Mayo.

Homilía de Mons. Jorge García Cuerva, en la Iglesia Catedral "Nuestra Señora de Luján" de Río Gallegos.


+ Evangelio según san Mateo 7, 24-29

Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca. Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena». Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande». Cuando Jesús terminó de decir estas palabras, la multitud estaba asombrada de su enseñanza, porque él les enseñaba como quien tiene autoridad y no como sus escribas.


Una vez más, Jesús nos sorprende con las imágenes sencillas que utiliza para hacernos comprender cosas profundas y fundamentales de la vida.


Esto expresa su enorme capacidad de hablar al pueblo de un modo accesible a todos, porque, como digo siempre, “hablar en fácil es difícil”.


El Evangelio que proclamamos nos dice que un hombre sensato edifica su casa sobre roca; un hombre insensato lo hace sobre arena.


El diccionario define la sensatez como la cualidad que tienen las personas que muestran buen juicio, prudencia y madurez en sus actos y decisiones. Evidentemente el hombre sensato pensó muy bien los cimientos sobre los que quería construir su casa, tuvo en cuenta la solidez de las bases y previó que en algún momento podían desatarse tormentas que sacudieran la casa.


Esa misma prudencia y madurez tuvieron sin lugar a dudas los hombres de Mayo.


Juan González Calderón en su obra “Derecho Constitucional Argentino, Historia, teoría y Jurisprudencia de la Constitución”.[1], afirma que las bases de la organización constitucional argentina, en su mayor trascendencia, se establecieron definitivamente en los días de Mayo de 1810.


El principio de la soberanía popular ya se planteó en el Cabildo Abierto del día 22. Recordemos la proposición de Cornelio Saavedra que expresaba: “Que no quede duda de que el pueblo es el que confiere la autoridad o mando”.


El principio del sistema representativo fue también expresamente establecido en aquellos días memorables.


En primer lugar para la organización de los poderes ejecutivos, que eran confiados a un cuerpo colegiado con el nombre de Junta Gubernativa provisional. En segundo lugar para la organización del Congreso Constituyente que se convocaba, cuyos miembros serían elegidos por una parte de las poblaciones urbanas de las provincias. Es claro que el pueblo en su acepción colectiva, tal como lo entendemos hoy no existía en 1810, pero el sistema representativo se aplicó de la manera que las circunstancias y el estado del país lo permitían.


Las características esenciales de la forma republicana se advierten también en la organización provisoria de mayo de 1810. Así se reconoció la separación o división de los poderes. En las actas del 24 y 25, por ejemplo se prescribía: “que los referidos señores, que componen la junta provisoria, queden excluidos de ejercer el poder judiciario, el cual se refundirá en la real audiencia”.


Y también quedaban delineados los principios fundamentales del régimen federativo. Ya el acta del 23 de mayo decía “se organizará una junta que se encargue provisoriamente del gobierno mientras se congreguen los diputados que se han de convocar de las provincias interiores para establecer la forma de gobierno que corresponde”. En las actas del 24 y 25 se repite este propósito de dar participación a las provincias, por medio de sus legítimos representantes en la obra de la organización gubernamental del Nuevo Estado.


Todo esto se los comparto, no sólo con ánimo de “refrescar” nuestros conocimientos históricos y de derecho constitucional, sino de volver a tomar conciencia que aquellos hombres de mayo establecieron con sensatez los cimientos de nuestra organización nacional.


A lo largo de estos 213 años hemos sufrido, como dice el Evangelio que proclamamos, fuertes tormentas y tempestades, pero el país sigue de pie, pese a todo. Es decir los cimientos son muy buenos y firmes.


Hoy nos toca a nosotros reforzar estos cimientos porque una vez más estamos en tiempos difíciles y convulsionados. Decíamos hace pocos días los obispos argentinos[2]: “Invitamos con fervor a seguir confiando en el camino democrático de la esperanza de que estamos a tiempo. Siempre es posible renacer si lo hacemos entre todos. Siempre hay camino si somos capaces de conversar y ponernos la patria al hombro. Este es un deseo que no sabe de grietas o partidos, es de un pueblo. Por eso pedimos, rogamos a quienes poseen mayores responsabilidades que tengan la grandeza de pensar en el sufrimiento de muchos, más que en los intereses mezquinos. La gente necesita recibir propuestas concretas y realistas más que soluciones tan seductoras como inconsistentes. También espera a que se sienten a escucharse y a discutir con respeto hasta encontrar puntos en común. Ansía caminar hacia un proyecto estratégico de desarrollo, que abra un horizonte de esperanza, dignidad, paz social, trabajo y prosperidad, privilegiando a los tirados al borde del camino.


Que María de Luján, patrona de Argentina nos anime a ser constructores de una sociedad más justa y fraterna, con la grandeza que tuvieron los hombres de mayo, que se jugaron la vida forjando cimientos que perduraron a lo largo de los años, y nos permiten hoy, a pesar de la exclusión, la inflación, el desencanto y los sueños rotos, gritar a viva voz: ¡Viva la Patria!



Mons. Jorge García Cuerva

Obispo Diocesano


[1] González Calderón, Juan A. ”Derecho Constitucional Argentino. Historia, teoría y jurisprudencia de la Constitución” Tomo 1, 3ª Edición, Buenos Aires, 1930. [2] Conferencia Episcopal Argentina, A 40 años de la recuperación de la democracia renovamos la esperanza, Pilar, 26 de abril de 2023.






240 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page